Skyler White: La razón por la que es odiada es su arco dramático



(Este artículo fue realizado como trabajo del Master de guion de cine y TV, de la UPSA y podría parecerte largo y técnico...pues lo es).


Ella es, sin lugar a dudas, uno de los personajes más controvertidos, y por lo tanto, más interesantes que nos ha dado la ficción serial contemporánea. La importancia de Skyler, en vez del personaje protagonista, resulta menos evidente dentro de la biosfera de Breaking Bad, y de la calidad de la serie. Sin embargo, su arco es imprescindible para contar la historia y presenta un desarrollo y entidad en sí mismo, paralelo al de Walter; y, a la vez, funciona como soporte para el arco protagónico. Para decirlo de otro modo, no hay Walter sin Skyler, porque funcionan como espejo y contraste; y eso es lo que vamos a ver en este artículo.


Arco dramático


He escogido tres momentos para contar el arco: una situación inicial, de control de la situación familiar; otra de tensión y disputa por el control de su familia con su esposo; y otra tercera, donde vuelve a estar al cuidado de sus hijos, pero ya derrotada, débil y sin fuerzas.



Primer momento: El control como punto de partida


Siempre llego a la conclusión de que la forma en que detonamos una historia, el planteamiento, es lo más importante de todo porque nos graba a fuego la emoción del que sufre. No importa que luego esto se revierta -como de hecho sucede en la serie-. Parece haber un pacto inicial entre el espectador y el protagonista que ya no será quebrado hasta el final. Skyler es odiada porque no conectamos con su dolor hasta muy avanzada la serie (y entonces ya es muy tarde).


Perfil del personaje: Mujer de carácter fuerte, inteligente, intuitiva, tenaz. Algo controladora, no casualmente es contadora de profesión, lo que hace que lleve el control de los gastos del hogar, y lo que nos acerca al conflicto económico de la familia. Elegirle esta profesión ha sido una astucia del guionista para acorralar al protagonista en su drama (y ponernos de su lado). Veamos por qué.


Skyler se encuentra desempleada y embarazada de su segundo hijo, alrededor de los 40 años -lo que se presenta como un drama-, aunque parece estar desempleada desde hace más tiempo. Escribe cuentos cortos y vende objetos por internet. Su actitud es optimista y siempre en búsqueda de soluciones y formas de reconducir sus finanzas a pequeña escala y dentro de la legalidad. Años atrás ha trabajado en Beneke Fabricators, empresa que ha dejado por los olores de gases contaminantes que producía. Es decir, que es un personaje con valores morales muy firmes, no sólo hacia ella misma, quizás incluso más hacia su familia.


Su personalidad es la de una mujer que impone sus posturas con buen lenguaje, propio de una persona extrovertida (al contrario de Walter, un introvertido), y que cuando no puede ganar con su discurso utiliza herramientas actorales. Más de una vez se la ve fingiendo una victimización para obtener lo que quiere y cuando nadie de su familia la ve.


Tal es el caso en el capítulo A No Rough Stuff Type Deal (Breaking Bad_07.01) cuando va a devolver la tiara que le regala su hermana Marie porque necesitan el dinero. Skyler queda demorada en la tienda porque la tiara había sido robada por su hermana, (otra astucia de contraste del guionista: una cleptómana casada con un policía) y para salir del apuro finge asfixia y exagera su estado de embarazo para que los vendedores la liberen. Otro ejemplo aunque en un contexto distinto, en el capítulo Bug (Breaking Bad_09.04), Skyler finge ser una ignorante de la ley ante el representante del fisco porque, para entonces, ya es cómplice de su marido y necesita quitarse de encima cualquier mirada del Estado hacia ellos. Una de las escenas más pasivo-agresivas, en el capítulo Gray Matter, (Breaking Bad_05.01), cuando lo obliga a Walter a hablar sobre su enfermedad. Sin embargo, todo esto es una jugada de guion. Como decíamos, el que primero sufre, sufre mejor. En este punto inicial, mientras vemos a una exageradamente optimista Skyler que se unta cremas por el cuerpo y que sostiene valores morales de fachada, contrasta con el sufrimiento de un hombre humillado socialmente y rotulado de "fracasado" (por sus alumnos de 15 años o su empleador del lavadero).


El pacto de fuego que hacemos con Walter White no es casual (ni tiene que ver con cuestiones de género, aunque por supuesto la imagen de una mujer controladora y un hombre asfixiado por el patrón de "proveedor de familia" responde a una sociedad patriarcal). Pero nos funciona como espectadores porque es una alianza con la memoria emocional: acompañamos al que primero vemos sufrir. Si Skyler fuese hombre y Walter mujer, también iríamos con Walter.


Relación con Walter


Al principio ella es claramente quien lleva las riendas y el ritmo de la relación, incluso en el piloto (Breaking Bad_ 01.01), se presenta al personaje de Walter en su desayuno número 50, con un bacon vegetariano que Skyler compró y decidió que él comiera. Walter ni siquiera conocía que existía un bacon vegetariano, lo que hace pensar que Skyler decide por él, incluso sobre sus gustos. “No vas a notar la diferencia”, agrega la mujer. Desde este pequeñísimo detalle, el espectador puede sentir la impotencia desde el punto de vista de Walter White, con su incapacida de expresarse (perfil de un introvertido, desde donde esta contada la historia). La violencia que se desprende de la escena es silenciosa, por eso el espectador se pone en la situación de quien la recibe: un personaje que al parecer no puede elegir nada, ni lo que come en su cumpleaños.


Así y todo, el guion va por más y se asegura que llegaremos con Walter hasta que este se haya convertido en un verdadero villano. En pleno desayuno, Skyler le pregunta a qué hora estará de regreso en la casa, y le dice que no quiere que sea “explotado” como todo los días, termina por indicarle cómo debe actuar en su trabajo: “Si te pagan por 5 horas trabajas por cinco horas”.

Otro ejemplo en el mismo piloto, es cuando al final del día Skyler de nuevo quiere agasajarle, practicándole una masturbación a Walter. Lo hace sin dejar de ver una subasta que está haciendo por internet. Es como si al personaje femenino le importaran las formas de lo que se debe hacer (el deber de regalar por el cumpleaños). Luego es esta misma característica del personaje de Skyler, la de mantener las formas, es lo que hará que ayude a su marido a lavar el dinero.


Sobre la superficie, en el inicio, Skyler y Walter se respetan, se quieren, se escuchan y buscan la manera de estar juntos sobrellevando los problemas económicos que tienen. Por lo bajo, las actitudes extrañas y violentas de Walter van en aumento y Skyler no sabe qué pensar, pero se pregunta qué hay detrás de eso. No sólo sospecha, sino que también actúa, pregunta e investiga.


En el capítulo The Cat´s in the Bag (Breaking Bad_02.01) Walter recibe el llamado de una supuesta publicidad de telefonía y Skyler remarca, y da el contestador de Jesse. Sigue investigando y Walter le miente diciendo que Jesse es un antiguo alumno que le vende marihuana. Aquí se evidencia lo necesario que ha sido el perfil que se ha construido de Skyler como una mujer obstinada, de carácter fuerte y algo controladora.


Sin este diseño de Skyler sería una temporada aburrida y centrada en el policíaco y de acción, propio de cualquier serie de narcotraficantes ya antes vista. Walter no tendría más riesgos que los normales con la policía local, pero el elemento diferencial de Breaking Bad es que se cuenta la historia de un narcotraficante como un hombre de familia común (...)

Puedes leer el artículo completo en PDF.